IFLA

As of 22 April 2009 this website is 'frozen' in time — see the current IFLA websites

This old website and all of its content will stay on as archive – http://archive.ifla.org

IFLANET home - International Federation of Library Associations and InstitutionsAnnual ConferenceSearchContacts

60th IFLA General Conference - Conference Proceedings - August 21-27, 1994

El enriquecimiento profesional bibliotecario en el Cono Sur a través de la cooperación

Prof. Stella Maris Fernández
Directora del Centro de Investigaciones Bibliotecológicas (CIB).
Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Buenos Aires. ARGENTINA


ABSTRACT

El trabajo destaca la importancia de la cooperación en Bibliotecología, especialmente en el campo del enriquecimiento profesional, realizado a través de una diversidad de acciones y reseña, a manera de ejemplo, algunos antecedentes de cooperación en este terreno en el área de América Latina, refiriéndose especialmente al proyecto apoyado por IFLA/LAC denominado "Asociación de Escuelas de Bibliotecología en el Cono Sur".


PAPER

La necesidad de cooperación en cualquier ámbito nacional, regional, internacional y en cualquier estrato de la vida, económico, cultural, político, se ha convertido hoy en un imperativo, en un resorte imprescindible para el desarrollo de los pueblos, si bien es cierto que su importancia, su valor, su dimensión, está también en estrecha relaci&oacut e;n con el progreso y desarrollo de los países cooperantes.

La Cooperación en Bibliotecología

No escapa a este imperativo la necesidad de cooperación en el ámbito de la Bibliotecología para la cual ésta es un hito valioso, sobre todo si se tiene en cuenta que las bibliotecas y la información constituyen un todo inseparable, y que la información es hoy la puerta, el cauce para el desarrollo de los países. La documentación es una fuent e de energía intelectual indispensable para la sociedad moderna de allí la necesidad de la cooperación, de un sistema en el que participen documentalistas, científicos y eruditos en todas las disciplinas y educadores.

Alvin Toffler en "El cambio del poder" señala cómo la hipervelocidad del cambio actual significa que determinados hechos quedan obsoletos, que el conocimiento es menos duradero por lo cual para superar este factor de transitoriedad es necesario diseñar nuevas herramientas tecnológicas, organizativas para acelerar el desarrollo científico y de investigació n y el proceso de aprendizaje; el metabolismo del conocimiento se está haciendo más rápido. En este proceso los avances en la inteligencia artificial y los sistemas expertos proporcionan nuevas formas de concentrar los conocimientos prácticos y, agrega, configurando los cambios que se producen, que el conocimiento está siendo sometido a una reestructuració ;n tan profunda como la violencia y la riqueza, es decir, los tres elementos del trípode del poder están experimentando una revolución simultánea y los dos últimos se hacen cada vez más dependientes del conocimiento.

Es innecesario destacar la relación existente entre el progreso y el desarrollo económico de un país y entre la buena circulación de las informaciones y el progreso nacional y dado que la información puede proceder de distintos países ese intercambio exige cooperación. Por otra parte, las instituciones encargadas de transmitirla son las bibliotecas , los centros de documentación, los archivos, etc. Ya en 1965, Unesco se refirió en el "Boletín de la Unesco para las bibliotecas" a la cooperación en el ámbito internacional dedicando todo ese número al tema "La cooperación internacional en materia de bibliotecas, centros de documentación y archivos", involucrando bajo este título diversas formas posibles de cooperación que van desde los planes de adquisición cooperativa, canje internacional, préstamo internacional, etc., hasta la cooperación internacional en la formación de bibliotecarios.

La cooperación en el enriquecimiento profesional

A este aspecto de la cooperación en el enriquecimiento profesional voy a referirme, pero limitando la consideración del tema al ámbito de América Latina y muy en especial a la región del Cono Sur. Ya en 1965 Josefa Sabor1 -directora en ese entonces de la Carrera de Bibliotecarios en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires-, en el artículo "La cooperación internacional en la formación de los bibliotecarios", publicado en el Boletín de la Unesco mencionado anteriormente, aludió al tema señalando que de los tres elem entos que forman una biblioteca o un complejo bibliotecario, es decir, las colecciones, el equipo y el personal, es indudable que es este último el que juega el papel más importante y decisivo, pues los dos primeros son de carácter económico y pueden a través de una decisión administrativa hallar rápida respuesta, en cambio, el de la formació ;n de personal profesional plantea una situación diferente ya que su solución requiere largo tiempo. Con este pensamiento coincide, también, el bibliotecario uruguayo Miguel Angel Piñeiro,2 quien afirma que la formación profesional es la clave del problema bibliotecológico, formación difícil y costosa por lo cual pocos países llegan a niveles de calidad sin grandes sacrificios, y reclama en su artículo una política de becas más generosa y racional, mayores posibilidades de estudio.

Es por ello que compenetrado del problema el Comité Consultivo Internacional de Documentación, Bibliotecas y Archivos de la Unesco, reunido en París en septiembre de 1969, recomendó que la formación de bibliotecarios especialistas de la documentación fuera un programa prioritario para los programas de la Unesco.

Una evidencia reciente de la preocupación existente por el tema de la necesidad de cooperación para el enriquecimiento profesional ha sido la convocatoria al "Primer Taller para la Elaboración de un Plan Regional coordinado de Adiestramiento para Profesionales de la Información", taller convocado en forma conjunta por la Asociación de Bibliotecas Públicas de Minas Gerais, la Comisión Organizadora de Biblos 2000 y la Unesco, que tuvo lugar en Belo Horizonte (Estado de Minas Gerais, Brasil) del 15 al 18 de abril del corriente año, en el que participaron representantes de 11 países de América Latina y organismos internacionales como IFLA y FID. El objetivo del mismo fue facilitar y hacer uso de la cooperación de ma nera de potenciar los esfuerzos destinados al desarrollo profesional del sector información.

Formas de enriquecimiento profesional

El enriquecimiento profesional se logra a través de una diversidad de acciones, entendiendo por dicho enriquecimiento no sólo el dictado de cursos de distinto tipo: de capacitación, actualización, perfeccionamiento; los asesoramientos ya sea para organizar escuelas, bibliotecas u otras unidades de información; envío de expertos, stages, becas, realizaci&o acute;n de seminarios, congresos u otro tipo de reuniones como así también a través de la difusión de la literatura especializada.

En todas estas actividades ha sido y es de fundamental importancia tanto el apoyo de los organismos internacionales como así también el esfuerzo de aquellos países que se encuentran en un grado más avanzado de desarrollo en el terreno bibliotecológico que otros de la misma región, los que como muestra de solidaridad extienden sus conocimientos a estos &ua cute;ltimos.

Algunos antecedentes en países de América Latina

En América Latina las dos situaciones tuvieron lugar pues se contó con el apoyo en Argentina, por ejemplo, de personalidades como Josefa Sabor, Emma Linares, Carlos Víctor Penna, etc., que irradiaron su influencia en países como Uruguay, Bolivia, Ecuador, Colombia, Paraguay, etc., ya sea a través del dictado de cursos, de la organización de escuelas de bi bliotecarios, de su participación como expertos en reuniones dedicadas a la formación de bibliotecarios e incluso a través de sus publicaciones, algunas de las cuales, como el "Manual de Fuentes de Información" de Josefa Sabor, o el "Diccionario de Bibliotecología" de Domingo Buonocore, se convirtieron en fuente ineludible de consulta.

La misma actitud que Argentina asumieron otros países con desarrollo bibliotecológico más avanzado con respecto a otros de la región. Sin pretender agotar todas las acciones emprendidas en tal sentido por cada país, pues ello escaparía a la índole de este trabajo y sería tema de una interesante investigación, y sólo a manera de ejemplo y de recuerdo puede mencionarse la acción ejercida por algunos países.

Brasil, a través de las figuras relevantes de su bibliotecología, sus congresos y reuniones, no sólo nacionales sino latinoamericanos -recientemente tuvo lugar en Belo Horizonte el Segundo Congreso Latinoamericano de Biblioteconomía y Documentación y el XVII Congreso de Biblioteconomía y Documentación, en el que participaron más de 1500 bibl iotecarios, entre los cuales hubo muchos latinoamericanos-; la Conferencia sobre el Desarrollo de las Bibliotecas Públicas realizada en 1951 en San Pablo, patrocinada por Unesco y dedicada exclusivamente a América Latina; la difusión realizada a través de sus numerosas publicaciones, etc.

La actividad llevada a cabo por Chile entre cuyas reuniones se encuentra la Primera Reunión Regional de Bibliotecarios del Cono Sur convocada por la OEA y la Dirección de Bibliotecas, Archivos, Museos y la Coordinación Nacional de Bibliotecas realizada en Santiago de Chile en 1988, germen de uno de los proyectos de desarrollo al que me referiré luego. De igual modo irradiaron su influencia países como Venezuela con sus reuniones sobre bibliotecas públicas, bibliotecas nacionales, etc.; Perú, Colombia. De este último país, Colombia, no puede dejar de recordarse la acción cumplida entre 1963, 1964, 1965 por la Escuela Interamericana de Medellín con sus tres mesas en las que participaron profesores y directores de Escuelas de Bibliotecología de América Latina junto a expertos de la OEA, de Unesco y de bibliotecarios norteamericanos. Los trabajos de base que se presentaron a ellas tuvieron como finalidad establecer las condiciones esenciales para la enseñanza en América Latina, el plan de estudios y los contenidos de la mayor parte de los programas presentados.

Estas Mesas en su momento fueron de gran valor pues implicaron un diagnóstico de la situación de las escuelas existentes en la región, diagnóstico que, a la par que señaló sus deficiencias, repetición de errores, puso también en evidencia los esfuerzos y méritos de una formación bibliotecaria en sus primeros pasos, formaci&oacu te;n que debía ser reajustada urgentemente, sumándose a ello la importancia de realizar un análisis conjunto de sus problemas a nivel internacional.

La escuela de Bibliotecología de Medellín, fundada en 1956 con el propósito de preparar bibliotecarios profesionales para la administración y dirección de bibliotecas de distinto tipo, acogió en su sede a bibliotecarios de países latinoamericanos becados por la OEA para realizar cursos de formación y perfeccionamiento para bibliotecarios de bibliotecas escolares, infantiles, agrícolas, cursos de planeamiento bibliotecario, etc.

Acción de los organismos internacionales

Organismos internacionales como OEA, FID, Unesco, IFLA brindaron y brindan su apoyo, su "ayuda mayéutica" en esta tarea de enriquecimiento de los profesionales de la información. A manera de ejemplo, sin pretender agotar todas las acciones, se recuerda, por ejemplo, la acción ejercida por Unesco a través del Centro Regional para el Hemisferio Occidental con sede en La Habana, actuando -al decir de Miguel Angel Piñeiro en el artículo mencionado anteriormente- como agente catalizador en el campo bibliotecológico, sus publicaciones como el Boletín de la Unesco para bibliotecas y los Manuales de la Unesco para las bibliotecas; el envío de expertos y el Curso Audiovisual de Bibliotecología, proyecto conjunto llevado a cabo por Unesco con la Universidad de Buenos Aires en 1967. Este proyecto consistió en 75 clases de 45 minutos con 700 diapositivas, material de consulta y guía para el uso del curso que fue utilizado intensivamente en países como Bolivia, Ecuador, Honduras, Cuba, además de la Argentina.

IFLA ha tenido y tiene un importante accionar en este terreno ya sea proporcionando becas para bibliotecarios de los países en vías de desarrollo, como la beca de estudios Gustavo Hoffman, brindando a los bibliotecarios de estos países la posibilidad de asistir a los preseminarios de la Conferencia General y en forma muy directa y especial a través de la Divisió n de Actividades Regionales para América Latina y el Caribe mediante la presentación de proyectos para la región.

Entre los objetivos de la Sección de América Latina planteados para el período 1992-1997 se señalan los siguientes:

Incrementar las actividades de cooperación bibliotecaria en lo relativo a la formación profesional y educación.

Implantar medios de comunicación para tener un mejor conocimiento del desarrollo bibliotecario de la región.

La Asociación de Escuelas de Bibliotecología para el Cono Sur

Encuadrado en estos objetivos está el proyecto denominado Asociación de Escuelas de Bibliotecología para el Cono Sur, región que abarca los siguientes países: Chile, Uruguay, Paraguay y Argentina. El proyecto fue presentado por Uruguay y aprobado por IFLA en 1991. La idea se originó en la Primera Reunión Regional de Bibliotecarios del Cono Sur patrocinada por la Organización de los Estados Americanos, realizada en Santiago de Chile en 1988 y mencionada anteriormente. En esa oportunidad se formó con los Directores de Escuelas de Bibliotecología presentes y /o Coordinadores de Cursos el grupo de trabajo sobre Escuelas de Bibliotecología.

Un análisis sobre la formación de recursos humanos de la región puso en evidencia que existían los siguientes problemas comunes:

Carencia de un perfil profesional básico y flexible acorde con los cambios cualitativos que se producen a nivel internacional.

Planes de estudio con contenidos programáticos dispares con los consiguientes desniveles en la formación profesional y problemas de inserción en el mercado laboral, no sólo cuando se produce la movilización o traslado a otros países, sino que en algunos de ellos la disparidad de niveles y títulos otorgados dificulta la formulación de los e scalafones y no permite la jerarquización de la profesión. Necesidad de perfeccionar los cuadros docentes.

Falta de normalización en la terminología de la especialidad.

Mal aprovechamiento de los recursos humanos y materiales (falta de intercambio de especialistas y de implementación de experiencias comunes con expertos externos a la región).

Al redactarse su fundamentación se señaló además que dado que se trata de países con características similares y que la mayoría de sus áreas problema son constantes y requieren soluciones permanentes se consideraba indispensable contar con una instancia que permitiese el análisis, la discusión y solución de los problemas detectados, así como la definición precisa y coherente sobre el mercado de trabajo emergente para lo cual era necesario fortalecer las infraestructuras existentes y proponer estrategias comunes a través de un Grupo de Interés.

El proyecto ponía así a disposición de las Escuelas de Bibliotecología del Cono Sur un ámbito de intercambio de experiencias, coordinación y planificación de actividades conjuntas. El objetivo general del proyecto es permitir a través de la Asociación de Escuelas de Bibliotecología realizar acciones cooperativas a nivel de doce ncia, extensión e investigación y optimizar la formación de recursos humanos. Los objetivos específicos son los siguientes:

Diagnosticar la situación actual de la educación bibliotecológica y archivología en la subregión.

Intercambiar experiencias de diseño, evaluación y retroalimentación de los respectivos planes de estudio.

Formular un perfil profesional básico que permita establecer planes de estudio con contenidos programáticos comunes.

Diseñar un programa flexible de formación a nivel de posgrado en Ciencias de la Información.

Emprender acciones comunes y cooperativas de formación y perfeccionamiento docente.

Facilitar el acceso a la literatura internacional de la especialidad y fomentar la producción de ésta en idioma español y en especial en los países de la región.

Fomentar el intercambio de experiencias docentes y de especialistas y buscar apoyo económico para facilitar la presencia de expertos externos a la región en ocasión de proyectos y actividades compartidas.

Promover la normalización de la terminología.

Fomentar la investigación en el área e implementar mecanismos cooperativos de control y difusión de las investigaciones en curso.

Participan del proyecto las siguientes escuelas:

Uruguay. La Escuela Universitaria de Bibliotecología y Ciencias afines de la Universidad de la República.
Argentina. El Departamento de Bibliotecología y Documentación de la Universidad de Buenos Aires.
Chile. La Escuela de Bibliotecología Instituto Profesional de Santiago.
Paraguay. La Escuela de Bibliotecología de la Universidad de Asunción.
La sede del proyecto está en Uruguay.

Desde su creación a la fecha se ha realizado una reunión en Montevideo los días 22, 23 y 24 de marzo de 1993 con el fin de redactar su Estatuto y planificar acciones. Entre las acciones planificadas a corto plazo figuran las siguientes:

Remitir a la Escuela de Bibliotecología del Instituto Profesional de Santiago información sobre las publicaciones de los docentes de las escuelas realizadas en los últimos diez años con el objetivo de constituir una base de datos y publicar un boletín bibliográfico.

Elaborar un directorio regional de los recursos humanos docentes de las escuelas con información sobre el título, grado académico, materias que imparte, etc. Dicha actividad está centralizada en la Escuela de Buenos Aires.

Elaborar una base de datos con la información sobre las investigaciones bibliotecológicas que se desarrollan en las respectivas universidades. La responsabilidad de esta acción está a cargo de la Escuela de Bibliotecología de la Facultad Politécnica de la Universidad Nacional de Asunción.

Buenos Aires, abril de 1994

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

1. Sabor, Josefa Emilia. La cooperación internacional en la formación de los bibliotecarios. En: Boletín de la Unesco para las bibliotecas. V. XIX, no. 6 (nov.-dic. 1965). p. 294-300

2. Piñeiro, Miguel Angel. La Unesco y los servicios de bibliotecas en América Latina. En: Boletín de la Unesco para las bibliotecas. V. XX, no. 5 (sept.-oct., 1966). pp. 260 266.