IFLA

As of 22 April 2009 this website is 'frozen' in time — see the current IFLA websites

This old website and all of its content will stay on as archive – http://archive.ifla.org

IFLANET home - International Federation of Library Associations and InstitutionsAnnual ConferenceSearchContacts

60th IFLA General Conference - Conference Proceedings - August 21-27, 1994

Las Bibliotecas Oficiales en Colombia

José Gonzalo Mosquera León
Director Biblioteca, Ministerio de Agricultura, Colombia


PAPER

Colombia, situada en América del Sur, cuenta con una población estimada en 34 520 000 de habitantes en 1994, y con un territorio calculado en 1 141 748 de km cuadrados, conformado por una región montañosa al occidente Äcordillera de los AndesÄ y una región llana al oriente que hace parte de la Orinoquia y la Amazonia. Su idioma oficial es el espa&ntil de;ol.

Para el año 1993 se registró un crecimiento del Producto Interno Bruto aproximadamente de un 4%, una inflación cercana al 22,6% y una tasa de desempleo alrededor del 8,7%. Las Bibliotecas oficiales en Colombia se hallan adscritas a entidades gubernamentales, que en su mayoría especializan sus colecciones hacia el sector correspondiente al objetivo institucional. La excepción con respecto a las colecciones, mas no a la dependencia legal, la constituyen la Biblioteca Nacional y la Biblioteca Luis Angel Arango, de las que nos ocuparemos en forma m&aacut e;s concreta dada su importancia y el papel jugado por éstas dentro del país. La República de Colombia cuenta con 15 Ministerios, incluyendo el del Medio Ambiente de reciente creación. Todos poseen bibliotecas o centros de documentación especializados, ofrecen servicio al público, préstamos interbibliotecarios y como usuarios tienen, además de sus propios funcionarios, personal externo especialmente constituido por estudiantes e i nvestigadores, con un promedio estimado en 50 usuarios/día. Las Bibliotecas de los Ministerios dotan sus colecciones a través de compra, donación, canje y especialmente con las publicaciones de la propia entidad, constituyendo la memoria institucional. Todas las Bibliotecas ministeriales han comenzado a automatizar la información sobre sus colecciones, trabajo tendiente a conformar una red de servicios. Ya hacia 1989 y 1990 se hizo un primer esfuerzo por conformar esta red, coordinada por la Escuela Superior de Administración Pública, en calidad de Secretaría Técnica Ejecutiva.

Los resultados no fueron los mejores, quizá no tanto por falta de liderazgo dentro de los administradores de información, sino por la falta de recursos económicos para adelantar tareas en principio sencillas pero concretas, que conlleven a la conformación de una red para beneficio de los usuarios y la mejor utilización de las colecciones. Pese a esta experienci a no del todo satisfactoria, en el presente año se han reiniciado las actividades para darle realidad a la red de servicios de información documental y bibliográfica del sector oficial colombiano, que cubrirá además de los ministerios, otras entidades de carácter oficial que poseen información relevante, como es el caso del Departamento Nacional de Planeación.

Biblioteca Nacional de Colombia

Historia

La Biblioteca Nacional de Colombia, que actualmente se halla adscrita al Instituto Colombiano de Cultura, COLCULTURA, que a su vez depende del Ministerio de Educación, abre sus puertas al público el 9 de enero de 1777 con el nombre de Real Biblioteca Pública de Santafé de Bogotá, con los fondos bibliográficos de la extinta Compañía de Jes&ua cute;s. Su primer bibliotecario fue Anselmo Alvarez. Desde 1790 hasta 1819 fue dirigida por el cubano Don Manuel del Socorro Rodríguez, quien hace el primer esfuerzo por imprimirle una mentalidad americana a la Biblioteca, apoyado en las librerías de los jesuitas pertenecientes a diferentes ciudades del país. Esta característica de las coleccciones unida a que la biblioteca participaba como centro de las ideas que agita ban el viejo mundo y norteamérica, hace que la historia de la Biblioteca Nacional esté desde sus inicios íntimamente ligada a la formación de la nación colombiana. Tan cerca ha estado al desarrollo histórico colombiano que en 1854 (17 de abril), en lo que se considera uno de sus peores momentos, es convertida en cuartel de las fuerzas legitimistas y las colecciones participan de los azares que genera la guerra.

Con un espíritu visionario, el general Tomás Cipriano de Mosquera, en 1861 ordena el traslado a la Biblioteca de los objetos de cultura pertenecientes a las comunidades religiosas. En esta sencilla presentación histórica queremos hacer mención a José María Quijano Otero, Miguel Antonio Caro y Daniel Samper Ortega, verdaderos personajes frente a la dirección de esta biblioteca.

Colección

La colección de la Biblioteca Nacional cuenta actualmente con un total aproximado de 800 000 libros, destacándose los denominados Fondos, constituidos por bibliotecas privadas que pertenecieron a personajes de la vida colombiana y que fueron adquiridas por la Biblioteca Nacional.

Las colecciones de la Biblioteca Nacional se fortalecen a través de compra de publicaciones, donaciones y canjes. La ley 23 de 1982, en su artículo 196, señala que de las obras impresas en Colombia se deben aportar dos ejemplares a la Biblioteca Nacional, uno a la Biblioteca de la Universidad Nacional, uno a la Biblioteca del Congreso y uno al Instituto Caro y Cuervo. El de creto 2937 de 1948 obliga a las entidades oficiales y a las empresas oficiales de índole publicitaria, a enviar a la Biblioteca Nacional de Colombia, dentro de los ocho días siguientes a la publicación, 100 ejemplares para canjes con entidades nacionales o extranjeras vinculadas a la Biblioteca. Este depósito legal refleja el interés del Estado por mantener y fortalecer la Biblioteca Nacional como un patrimonio cultural de la nación. Estas reglamentaciones se cumplen aproximadamente en un 60% en el país.

Servicios

Los servicios que presta la Biblioteca Nacional se pueden quizás circunscribir a dos ámbitos:

a) El servicio principal, objetivo fundamental de la Biblioteca, es obtener, custodiar y conservar el patrimonio bibliográfico nacional para las generaciones actuales y venideras. En este sentido podemos decir que en la Biblioteca Nacional de Colombia se conserva vivo el espíritu milenario del país que bajo el signo de la escritura han producido las mentes más prestan tes de Colombia y aquellas obras que por su género y contexto hacen parte de la historia de la nación. La Biblioteca Nacional es un recinto al que se llega con reverencia y del que se sale con admiración y respeto.

b) El servicio de atención a usuarios, por el carácter anterior, es prestado a quienes previamente llenen ciertos requisitos, especialmente ser presentados oficialmente por alguna entidad o acreditar un carnet de investigador. A nivel de divulgación la biblioteca produce los catálogos de sus Fondos Bibliográficos y participó en la edición del "Catálogo Colectivo de los Fondos Antiguos existentes en las Bibliotecas Nacionales de Iberoamérica" próximo a publicarse en CD ROM. Así mismo, es miembro fundador de la Asociación de Bibliotecas Nacionales de Iberoamérica, ABINIA, cuya Secretaría Ejecutiva está ubicada en la Biblioteca Nacional de Venezuela en Caracas.

Proyecciones

La Biblioteca Nacional de Colombia ha iniciado recientemente el proceso de automatización de sus colecciones con tecnologías computarizadas y espera en corto tiempo estar en conexión en red con otras bibliotecas y centros de documentación, tanto del país como del exterior, para ampliar sus servicios. Además, se hallan en proceso de creación las llamadas Bibliotecas Patrimoniales Departamentales, que buscan formar conciencia a nivel regional sobre la importancia de conservar su documentación, la cual constituye la memoria impresa del desarrollo regional. Este proyecto busca valorar la información regional, formar el espíritu histórico de los ciudadano s en las medianas y pequeñas poblaciones y descentralizar la tenencia y conservación de las colecciones.

El Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas

COLCULTURA, además de la Biblioteca Nacional, cuenta con el llamado Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas, cuyo núcleo coordinador central lo ejerce el Instituto. El Sistema presta un servicio de divulgación de información a nivel nacional, de la documentación requerida por los diferentes departamentos. El Sistema funciona con base en las bibliotecas existentes en las capitales y el papel de COLCULTURA se centra en definir las políticas y estrategias de desarrollo de los servicios bibliotecarios, apoyar con la donación d e material bibliográfico y dictar la capacitación requerida. Actualmente el Sistema tiene un total de 1360 bibliotecas públicas distribuidas en los 1036 municipios con que cuenta el país, servicio que representa un gran esfuerzo de descentralización y cobertura de la información.

La Biblioteca Luis Angel Arango

Historia

La Biblioteca Luis Angel Arango del Banco de la República, que cuenta con una de las mejores colecciones y servicios en el país, fue fundada en 1932 con una colección perteneciente a la extinta Junta de Conversión. En corto tiempo, su colección llegó a 10 000 volúmenes y hacia 1944 compra la primera colección privada de 25 000 volúme nes. En abril de 1990, y después de permanecer un año cerrada por remodelación, abre sus puertas nuevamente al público con edificio moderno y una excelente calidad de servicios automatizados.

Colección

En 1994, la Biblioteca Luis Angel Arango cuenta con una colección de aproximadamente 500 000 libros, 11 000 títulos de revistas y 1200 títulos de periódicos, destacándose una colección completa de estos del siglo XIX, ubicados en la Hemeroteca Luis López de Mesa . Las colecciones que abarcan casi todos los tópicos existentes han centrado su atención durante los últimos años hacia la ciencia y la tecnología, por ser estas áreas las de mayor demanda. Entre las colecciones especiales merecen destacarse la de Libros Raros y Manuscritos, el Fondo Constitucional, la Hemeroteca, la Mapoteca, Materiales Audiovisuales, Pinacoteca, Colección de Música, y Archivo Vertical de folletos y recortes de prensa de interés nacional, disponible además en microficha. El acceso a las colecciones se hace mediante terminales de computador a través del sistema NOTIS (North Western On Line Total Integrated System).

Servicios

La Biblioteca Luis Angel Arango ofrece los siguientes servicios a sus usuarios y atiende un promedio superior a un millón de consultas anuales:

Consulta en las salas generales y especializadas, a través del catálogo en línea del Banco de la República "CEBRA".
Préstamo interbibliotecario interinstitucional.
Bibliografías impresas.
Servicio a Investigadores.
Colección de microfichas de la prensa colombiana, desde su inicio hasta 1920; del CINEP, Centro de Investigación y Educación Popular; del ICFES, Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior; del DANE, Departamento Administrativo Nacional de Estadística, que contiene el Indice de Precios y el Programa CONSTITUCION sobre jurisprudencia y doctrin a social colombiana.
Visitas guiadas para grupos, sobre organización y funcionamiento de la Biblioteca, a solicitud de las instituciones.
Inducción sobre el uso del servicio en línea (CEBRA).
Reprografía y anillado de documentos para los usuarios.
Cabinas para audición musical.
Cursos de autoaprendizaje de idiomas (Inglés, Francés y Alemán).
Salas de Exposiciones de artes plásticas de autores nacionales y extranjeros.
Salas de Conciertos y Conferencias Sala de Audiovisuales para consulta de videos, microfilms, microfichas.
Sala de usuarios especiales, niños e invidentes.
Museo de arte religioso.
El Portón de los libros, con salas de estudio y lectura libre y venta de publicaciones editadas por el Banco de la República.
Desde 1980, se crearon bibliotecas en las sucursales del Banco de la República de las ciudades de Manizales, Cartagena, Ibagué, Girardot, Riohacha, Pereira, Pasto, Ipiales, Armenia, Quibdó, Tunja y Leticia, las cuales se encuentran conectadas en línea con la Biblioteca Luis Angel Arango de Santafé de Bogotá.

Proyecciones

Afiliación a NOTIS. Con el fin de ampliar sus servicios, la Biblioteca Luis Angel Arango proyecta la conformación de una Red, a través de la cual puedan conectarse otras instituciones con requerimientos de información, para lo cual utilizará el sistema NOTIS (North Western On Line Total Integrated System de la Universidad de North Western), el cual se actualizará permanentemente pa ra atender las necesidades de sus usuarios. Algunas universidades ya se han afiliado a este servicio de la Biblioteca. Otras instituciones interesadas en conectarse a esta red podrán hacerlo mediante convenio para uso permanente a través de línea dedicada, o mediante suscripción a través de línea conmutada para consultas ocasionales.

Otros proyectos

La Biblioteca proyecta promover el uso de multimedia para ampliar sus servicios a los usuarios.
A corto plazo, la Biblioteca se afiliará a redes y sistemas tanto de América Latina como internacionales.

El sector agropecuario colombiano

El sector agropecuario colombiano cuenta con una red de bibliotecas y servicios especializados, de acuerdo a la estructura descentralizada del mismo, con la participación tanto de entidades oficiales como semioficiales y privadas, unidades de información que conforman el SNICA o sistema nacional de información en ciencias agropecuarias. Estas entidades se encuentran sistemat izadas en su mayoría mediante el sistema CDS ISIS. La información de doce de estas bibliotecas especializadas se encuentra en un CD ROM producido por el IICA y la Universidad de Colima en 1993.

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

1. ESPITALETA. LINA. La Biblioteca Luis Angel Arango 1990. En: El libro en América Latina y el Caribe (CERLALC) No. 61, 1990.

2. INSTITUTO COLOMBIANO DE CULTURA. COLCULTURA y el desarrollo de las bibliotecas públicas. Bogotá, 1993

3. INSTITUTO COLOMBIANO DE CULTURA. Sección de Bibliotecas. La Biblioteca Pública: manual para su organización y funcionamiento. Bogotá, Colcultura. Colciencias, 1992.

4. ENTREVISTA PERSONAL con Directores (E) de las Bibliotecas Nacional, Luis Angel Arango y Bibliotecas Agrícolas de Colombia. Santafé de Bogotá, mayo de 1994.