IFLA

As of 22 April 2009 this website is 'frozen' in time — see the current IFLA websites

This old website and all of its content will stay on as archive – http://archive.ifla.org

IFLANET home - International Federation of Library Associations and InstitutionsAnnual ConferenceSearchContacts

60th IFLA General Conference - Conference Proceedings - August 21-27, 1994

El papel de las bibliotecas en el desarrollo de las Ciencias Sociales

Yolanda Ricardo
Instituto de Literatura y Lingüística, La Habana, Cuba


ABSTRACT

Se plantea que las bibliotecas especializadas de Ciencias Sociales constituyen el principal fondo documental de estas disciplinas que permite tanto la divulgación sistemática del contenido de cada ciencia como su progresiva profundización a través de actividades investigativas. Se realiza una valoración de los servicios informativos que merecen particular atención en la misma medida que el crecimiento documental y el incremento del nivel de especialización de los servicios garantiza el autodesarrollo de cada ciencia en interrelación con otras ciencias afines. Se aborda también el vínculo de los servicios científico técnicos con las demandas del mercado sin perder de vista que esta actividad en Cuba cumple básicamente una función social con respaldo estatal.


PAPER

Originarias en gran medida de las grandes corrientes del pensamiento del humanismo, las ciencias sociales actuales son también tributarias, tanto de ese inagotable acopio de información y de conocimiento que significó el Renacimiento occidental como del afán de saber consustancial al Enciclopedismo posterior y a la eclosión de las más diversas disciplinas científicas de los tiempos modernos y de los más recientes descubrimientos contemporáneos. Si bien se le ha atribuido con razón un peso importante a la actividad de los sabios y estudiosos humanistas no es menos cierto que significativos fondos documentales se atesoraron en los grandes centros de la cultura latina, islámica, oriental y sobre todo en los numero sos monasterios, abadías y conventos cristianos de la supuestamente oscura Edad Media. Desde entonces, sustanciales impulsos de desarrollo del conocimiento fueron concentrándose en determinados centros del saber y hoy día son las fuentes invaluables de las más prestigiosas bibliotecas del mundo. Enfasis particular han tenido a través de la historia las discipl inas humanísticas que han ido enriqueciéndose con los aportes de diferentes ciencias hasta constituir de manera diferenciada las ciencias actuales que componen un muy diverso espectro en el que figuran, entre otras, la filosofía, la historia, la sociología, la antropología, la psicología, la lingüística, la economía, las ciencias litera rias...

Un notable esfuerzo de acopio documental fue llevado a cabo por las Sociedades Económicas de Amigos del País que, gestadas por dos grandes núcleos culturales en España Äel vasco y el madrileñoÄ, bajo los auspicios de la política ilustrada del Rey Carlos III, propiciaron entre los criollos del Nuevo Mundo la fundación de sociedades an&aacu te;logas en América con intereses de autodesarrollo del conocimiento y la economía territorial. Al calor de esta política surgieron academias, instituciones de ciencia y cultura y bibliotecas. Este es el caso de la biblioteca más antigua de Cuba, fundada en 1793 bajo el gobierno de Don Luis de Las Casas, la bicentenaria biblioteca que tiene su sede actual en el centr o de investigación de la literatura y la lingüística en Cuba.

Biblioteca e investigación. Esta correlación convertida en sistema en Cuba implica un aspecto importante para el desarrollo de las bibliotecas de las ciencias sociales. Si esto tiene un peso de consideración en las demás ciencias como eje que propicia evitar el estancamiento en el proceso del saber y la indagación científica, en las ciencias sociales se convierte en requisito inexcusable para el progresivo autodesarrollo que estas ciencias exigen. Prácticamente en casi todas las bibliotecas de Cuba que poseen fondos importantes de las ciencias sociales, sean o no especializadas en estas disciplinas, se atienden investigaciones específicas.

Esto implica un continuo enriquecimiento de su fondo documental a través de la incorporación sistemática de informes o resultados de investigaciones científicas, ponencias, trabajos de curso o de diplomas de carácter universitario, tesis especializadas y folletería en general. Este es un sostén relevante en la progresiva profundización y e n el autodesarrollo de cada una de estas ciencias. Es el caso, por ejemplo de la Biblioteca Nacional (BNJM), la Biblioteca Nacional de Ciencia y Técnica (BNCT) y de la Biblioteca de la Universidad de La Habana (BURMV). La BNJM, cuya envergadura documental y de acción metodológica cubre todo el país, posee líneas priorizadas de investigación sobre temas cubanos Ämuy especialmente los referidos a la correlación entre la lectura y los fondos bibliotecarios y los de carácter patrimonialÄ y divulga sistemáticamente material informativo de carácter especializado de primera importancia como el Indice General de Publicaciones; la BNCT cuenta con el 23% de sus fondos dedicados a las ciencias sociales y está o rganizando el Catálogo colectivo de estas disciplinas, lo que facilitará la consulta global de sus materias y la BURMV, que atiende una red de bibliotecas especializadas tiene en su haber el 77,62% de su colección de publicaciones no seriadas en las especialidades de las Ciencias Sociales, destinado al servicio general y al apoyo a la investigación.

En las bibliotecas que pertenecen propiamente a centros especializados de investigación de las ciencias sociales existe una amplia gama de servicios informativos, aunque con desarrollo desigual. Los fundamentales son:

Prestámo de documentos

Interno en salas de lectura

Externo (a investigadores e instituciones especializadas)

Interbibliotecario.

Referencia
Asesoramiento especializado previas solicitudes realizadas por diversas vías de comunicación.

Diseminación selectiva de la información
Actualización sistemática para los usuarios sobre los nuevos documentos que han ingresado al fondo.

Tablas de contenido
Divulgación sistemática de los índices de revistas especializadas.

Confección de bibliografías
Generalmente obedece a solicitudes de carácter temático o autoral para determinadas investigaciones o búsquedas diversas.

Indización

Elaboración de índices que responden a solicitudes específicas.

Búsqueda y entrega bibliográfica

Incluye las más diversas solicitudes de los usuarios y que conciernen, básicamente, a objetivos específicos de las investigaciones de carácter institucional y, en algunos casos, individual.

Reproducción de documentos y fotografías

Según los recursos de que dispone cada biblioteca esta reproducción se realiza con distintos soportes ya sea papel, microfichas, microfilmes o por la vía automatizada, pero el servicio más usual es el del papel a través de fotocopias.

Traducciones científico técnicas

Fundamentalmente en el centro de información de la Junta Central de Planificación (JUCEPLAN) se ofrece este servicio en la rama de las ciencias económicas a partir de tres idiomas: inglés, ruso y alemán.

Promoción de la información científico técnica

Aunque escasa, esta promoción se viene realizando por las distintas bibliotecas especializadas. En el orden de las exposiciones documentales mantienen una labor sistemática el Instituto de Historia, el Instituto de Literatura y Lingüística

(ILL) y el centro de la JUCEPLAN.

Asistencia técnica y científico metodológica

A través de cursos y de la asesoría de especialistas se ha venido apoyando el desarrollo de otras bibliotecas del país y del extranjero (JUCEPLAN, ILL).

Análisis sistemático de la información más actualizada de la ciencia específica

Esta es una experiencia poco generalizada pero con perspectivas de incremento perspectivo.

En general, en el área de los servicios algunos centros han alcanzado ciertos niveles de desarrollo. Es el caso del Instituto de Historia que ha venido aplicando una organización del trabajo que le ha permitido articular el trabajo de biblioteca y archivo con el laboratorio de restauración de documentos y de reproducción en soportes de papel y microfichas. Cuenta con procesamiento automatizado de bases de datos y prepara la futura automatización de los fondos de su biblioteca. Asimismo, ha venido garantizando la búsqueda informativa para la elaboración de una obra de importancia nacional: la Historia de Cuba.

En el Centro de información de la JUCEPLAN han avanzado en el procesamiento de bases de datos y en la asesoría metodológica a otros centros del país. En la biblioteca del Centro de Historia y Organización de la Ciencia, heredera de los fondos de la primera academia de ciencias del país, están aplicando la automatización y se ha ofrecido el soporte informativo para el estudio multilateral del pensamiento de Fidel Castro, fundamentalmente desde el ángulo científico. En el Centro de Estudios Martianos se ofrecen algunos servicios automatizados y se brinda el respaldo informativo para la edición crítica de las Obras Completas de José Martí. En el ILL se trabaja de forma articulada el procesam iento de más de medio millón de documentos, con la restauración de los de carácter patrimonial y se preparan condiciones para una mayor explotación del correo electrónico y para una futura automatización, al tiempo que se brinda asesoría nacional y extranjera. Por otra parte, se garantizó la plataforma informativa para la elaboraci&o acute;n y conclusión de obras investigativas cruciales de la cultura cubana: el Diccionario de Literatura Cubana, la Historia de la Literatura Cubana y el Diccionario de Fraseología Cubana. Se respalda también el pesquisaje investigativo de dos obras de primera importancia: el Diccionario cubano de autores contemporáneos y el Diccionario de cubanismos. En la BURMV se ofrecen servicios diferenciados tales como: video científico, información procesada procedente de la prensa, normas técnicas, archivo vertical, entre otros.

A escala nacional es oportuno mencionar el papel coordinador de dos agrupaciones a las que conciernen también servicios informativos: el Polo Científico de Humanidades y el Comité de Cooperación para la información en ciencias económicas (COSDE). El Polo reúne un grupo de instituciones que procesan información, fundamentalmente bibliotecas especializadas de ciencias sociales, para atender prioritariamente un problema de trascendencia universal: el rescate y conservación del patrimonio documental de Cuba. En este sentido trabaja para crear un Programa de servicios de información y consultoría especializada en ciencias sociales. En cuanto al COSDE, al que pertenecen veinte instituciones relacionadas con las c iencias económicas, tiene como objetivo fundamental la coordinación del funcionamiento de los diferentes servicios de información científico técnica en la rama económica, con el asesoramiento de la Academia de Ciencias de Cuba, para garantizar la cobertura informativa a las investigaciones priorizadas en el país. Uno de sus principales aportes ha sido el procesamiento a través de bases de datos del catálogo colectivo a escala nacional para informaciones de carácter económico.

Una problemática de gran actualidad entre los especialistas y ejecutivos del sector de las bibliotecas de las ciencias sociales es la inclusión de este tipo de institución en una perspectiva económica. Se parte del hecho de que estas bibliotecas especializadas de carácter público se sustentan generalmente en un presupuesto estable que respalda inmueble, personal, equipos, servicios y recursos para la reproducción informativa. Es un criterio bastante generalizado el que establece la ineludible necesidad de realizar una autoevaluación permanente de la efectividad de los servicios, medible básicamente en el costo de los recursos y en el tiempo que se invierte en cada servicio informativo así como en su precisión y rigor: premisas indispensables para evaluar la rentabilidad de estas instituciones y las perspectivas de compensación económica. Lamentablemente, ni siquiera existen indicadores confiables para analizar dentro del costo del servicio el trabajo especializado que él lleva incorporado ni tampoco para medir el valor cultural y bibliográfico de cada documento que se pro cesa y oferta.

De todos modos, la mayoría de los especialistas coincide en la necesidad de una valoración económica de los servicios informativos lo que redundaría no sólo en una compensación de los gastos de la institución y en la posible introducción de nueva tecnología y nuevos servicios, sino también en el incremento del prestigio social y científico de la actividad que se realiza. De manera general se sugieren dos primeras medidas:

El perfeccionamiento de los sistemas de organización del trabajo que incluya la introducción de controles económicos.
El estudio de las experiencias de diferentes países para valorar políticas de precios institucionales aplicables a los servicios especializados.

CONCLUSIONES

1. Las bibliotecas especializadas de las ciencias sociales en Cuba laboran sistemáticamente, aun en condiciones de dificultades materiales, en el rescate y conservación del patrimonio documental; realizan una cuidadosa política de selección para el incremento de los fondos especializados que se apoya no sólo en el análisis de las solicitudes de usuarios s ino también en la perspectiva de autodesarrollo de la ciencia en particular, en íntima correlación con las investigaciones programadas; y llevan a cabo de forma regular el análisis de la información más actual de la ciencia particular para proceder a su diseminación selectiva. Esto retroalimenta constantemente el sistema de conocimientos de la cie ncia y propicia el desarrollo perspectivo de esa esfera del pensamiento y de su influencia social.

2. A partir de estas reflexiones se propiciará el debate en el Taller de IFLA sobre las experiencias de otras bibliotecas en el mundo, y especialmente del Tercer Mundo y Latinoamérica, en aras de intercambiar criterios que estimulen el desarrollo progresivo de las ciencias sociales y de las bibliotecas que se ocupan de la divulgación e introducción de sus resultados en la perspectiva del desarrollo.

Aspectos que se valorarán en las recomendaciones

1. Divulgación de conocimientos: cómo y para qué.
2. Promoción de actividades que propicien el autodesarrollo.
3. Programa de desarrollo sostenido.
4. Programa de aplicación tecnológica.
5. Estrategia económica.

Líneas para el debate

1. Procesos de autodesarrollo de las bibliotecas de las ciencias sociales: aspectos técnicos y económicos.
2. Programa de desarrollo sostenido.
3. Valoración económica de los servicios científico técnicos.