IFLA

As of 22 April 2009 this website is 'frozen' in time — see the current IFLA websites

This old website and all of its content will stay on as archive – http://archive.ifla.org

IFLANET home - International Federation of Library Associations and InstitutionsAnnual ConferenceSearchContacts
*    
To Bangkok Conference programme

65th IFLA Council and General
Conference

Bangkok, Thailand,
August 20 - August 28, 1999


Code Number: 015-123_S
Division Number: IV
Professional Group: Bibliography
Joint Meeting with: -
Meeting Number: 123
Simultaneous Interpretation:   No

ICNBS 1998
Nuevas Recomendaciones para la Bibliografía Nacional

Mona Madsen
Royal School of Library and Information Science
Copenhagen, Denmark
mm@db.dk


Paper

Introducción

En noviembre de 1998 se celebró en Copenhague la Conferencia Internacional sobre Servicios Bibliográficos Nacional (ICNBS). Acudieron a esta Conferencia representantes de bibliotecas nacionales y de agencias bibliográficas nacionales de más de 70 países de todo el mundo.

La Conferencia fue planteada y organizada por la División de Control Bibliográfico de IFLA y la Sección de Bibliotecas Nacionales, que cooperó con la Oficina UBCIM de IFLA. Además fue auspiciada por la Biblioteca Real Danesa, la Escuela Real de Biblioteconomía y Documentación así como el Centro Bibliotecario Danés (1).

El objetivo era revisar y actualizar las recomendaciones emanadas del Congreso Internacional de Bibliografías Nacionales del año 1977 a la vista de los nuevos desarrollos.

Bibliografía Nacional

"Una de las primeras fuentes para todos los tipos de bibliografías son las bibliografías nacionales, i. e. cada obra de un país, ha sido publicada dentro de las fronteras de ese país. Sólo cuando se tiene este material, se puede decir que es posible encontrar dentro de toda la producción mundial aquella parte que se necesita en cada caso particular" [from Danish] (8, p. 299).

El texto entrecomillado es del año 1959 y refleja el hecho de que la transmisión de información en aquel momento era predominantemente a través de libros y publicaciones periódicas, utilizando el término "literatura". Si el término "literatura" se sustituye por "documentos", esta breve descripción sobre el objetivo de la bibliografía nacional, se corresponde adecuadamente con las ideas formuladas por IFLA en el programa CBU: Control Bibliográfico Universal (3) . El objetivo del programa CBU es crear una red mundial de bibliografías nacionales para asegurar un registro básico normalizado de los documentos publicados en todo el mundo- permitiendo la posibilidad de recuperarlos. Además de que la bibliografía nacional tiene un significado específico expresado por la UNESCO y por IFLA en las "Directrices para las Agencias Bibliográficas Nacionales y la Bibliografía Nacional" (7, p. 12).:

"La mejora del control bibliográfico nacional tiene un especial significado y valor en cada uno de los países:

  • Descubrir, identificar y registrar todas las publicaciones producidas en el país; con el objeto de crear la colección nacional;
  • Satisfacer las necesidades nacionales de información;
  • Contribuir al desarrollo de una infraestructura integral de biblioteca, documentación y archivo"

Y su función práctica es ser un instrumento para la selección y adquisición de material así como de recuperación de información. Además, los registros de la bibliografía nacional pueden ser un modelo para la catalogación en bibliotecas y a largo plazo tener la función de bibliografía nacional retrospectiva. Finalmente señalar que es útil como fuente de información sobre los desarrollos sociales, culturales y económicos del país. Barbara Bell lo expresa del siguiente modo: "Una bibliografía nacional es el espejo en el que se refleja la cultura, el carácter y los intereses del momento en el país, lo hace mediante una lista de las publicaciones editadas. No solo sirve como recordatorio histórico, sino que cuando se distribuye a otros países es como una "ventana" por donde se ve ese país" (5, p. 29).

Recomendaciones Internacionales

La definición de bibliografía nacional como un sistema o un servicio bibliográfico nacional es bastante nueva. La expresión "bibliografía nacional" aparece en la literatura a mediados del siglo XIX- al comienzo designado una lista de libros nacionales. No será hasta la primera mitad de nuestro siglo donde se reconozca la definición que se viene utilizando. Para esta "nueva" percepción una base muy importante es la conferencia internacional organizada por IFLA y la UNESCO. Las conclusiones de esta conferencia son un conjunto de recomendaciones, que han tenido- y tendrán en el futuro- una gran influencia en el desarrollo de los servicios nacionales a nivel mundial. Cf. Bell (4)

La primera de las conferencias fue organizada en el año 1950 por la UNESCO (6). El tema que se trató eran los servicios bibliográficos en general, pero uno de los temas principales fueron los servicios bibliográficos nacionales. Las recomendaciones (conclusiones) de la conferencia apuntaban a que la bibliografía nacional no es solo una única bibliografía. Es un sistema de listas bibliográficas de los distintos tipos de documentos publicados en el país. Lo que equivale a decir que las recomendaciones mencionadas no son solo para material librario, sino también para material audiovisual publicado en el país. En la conferencia de 1950 hay recomendaciones sobre muchos aspectos referidos a los tipos de documentos que deberían incluirse en la bibliografía nacional, pero incluye sólo un breve comentario sobre el nivel de la descripción bibliográfica y la frecuencia de la publicación de la bibliografía nacional.

Las recomendaciones de la UNESCO son citadas en muy pocas ocasiones, ya que prácticamente han sido reemplazadas por las recomendaciones del año 1977. Si aún se recuerdan estas recomendaciones es debido a que han llegado a tener importancia porque muestran que la bibliografía nacional no es solo una lista de libros sino un sistema de bibliografías mediante la introducción del concepto "servicio bibliográfico nacional".

El resultado de la Conferencia posterior de 1997 organizada por IFLA/UNESCO fue la publicación de las Directrices para las Agencias Bibliográficas Nacionales y la Bibliografía Nacional (7). Estas recomendaciones incluyen aspectos como el depósito legal, la adquisición de material, el nivel de descripción y presentación, así como la frecuencia de la bibliografía nacional impresa. Conforme a estas Guidelines la bibliografía nacional se define como " la acumulación de registros autorizados y completos de la edición de un país, publicados en forma impresa (y/o producidos en otro soporte físico, como pueden ser fichas de catálogo, cintas legibles por ordenador), de forma regular y con el menor retraso posible" (7, p. 4). El significado o interpretación de "edición nacional" varía de un país a otro, pero siguiendo las Guidelines la "edición nacional" se define como "los productos de la industria editorial nacional", i.e. los documentos publicados en un país.

En muchos aspectos, existen grandes diferencias entre los dos grupos de recomendaciones. Mientras que la conferencia de 1950 señala una lista de los diferentes tipos de documentos que deben incluirse en la bibliografía nacional, las recomendaciones de IFLA/UNESCO de 1977 señalan una cobertura mínima:

"Las Bibliografías Nacionales, como mínimo deberían incluir los registros de las monografías, el primer número de las publicaciones periódicas y los cambios de título, incluyendo las publicaciones oficiales; se deberían incluir otras categorías en el momento en que la comunidad bibliotecaria lo necesite y los recursos de la agencia bibliográfica nacional " (7, Recomendación 5).

En el texto, sin embargo se apunta que " la definición de edición nacional incluye de forma clara lo siguiente:

  • publicaciones producidas por los grupos étnicos minoritarios dentro de un país que aparezcan en lenguas o grafías diferentes de aquellos usados en esa comunidad;
  • las publicaciones oficiales y semioficiales producidas por los ministerios, departamentos oficiales, oficinas gubernamentales, institutos de investigación, etc.;
  • publicaciones impresas no textuales, como mapas, partituras musicales, etc.;
  • publicaciones no textuales: tales como materiales no librarios y/o audiovisuales, entre los que se encuentran películas, casetes, cintas de vídeo, ficheros legibles por ordenador, etc." (7, p. 8).

Se menciona también que ciertas categorías de material que no forman parte de la edición nacional se deberían incluir - por ejemplo documentos de autores de ese país, documentos en la lengua del país, documentos que tratan del país y cualquier otro tipo de documentos que estén referidos o relacionados con el país aunque estén publicados fuera del país.

Además de las recomendaciones que se acaban de citar sobre la cobertura de la bibliografía nacional, las Directrices dan gran importancia a la bibliografía nacional como base de los registros autorizados de la edición nacional y a que el registro se cree conforme a las normas y principios internacionales. También se señala la importancia de que exista compatibilidad entre los formatos utilizados tanto a nivel nacional como internacional. La bibliografía nacional de cada país se considera parte de un todo: El Control Bibliográfico Universal y la posibilidad de intercambiar y reutilizar los datos en cualquier lugar del mundo.

Las recomendaciones que se señalan en las conferencias de 1950 y de 1977 son para la bibliografía nacional impresa. Aunque en las Directrices de 1977 se hace una pequeña mención a que la bibliografía nacional podría ser publicada electrónicamente y que los esfuerzos deberían dedicarse a que los registros nacionales formaran parte de los sistemas de información, se recomienda la bibliografía nacional impresa. Esto debería verse a la luz del hecho de que el objetivo de las recomendaciones es apoyar el desarrollo de los sistemas bibliográficos nacionales en todo el mundo, también en aquellos países donde la tecnología o no existe o se está introduciendo en estos momentos.

Incluso si muchas de las recomendaciones de 1977 son todavía apropiadas, se aprecia la necesidad de revisarlas en función de los nuevos medios de publicación de la información en distintos formatos electrónicos. Lo que hace que sea urgente volver a evaluar muchos de los aspectos de la bibliografía nacional: su objetivo y su dominio, su financiación, la relación entre la preservación y el registro, etc.

Las Nuevas Recomendaciones de 1998

La Conferencia de Copenhague de 1998 tuvo un número importante de ponencias centradas en conceptos actuales de la bibliografía nacional, las ponencias se completaban con paneles y debates en los grupos y en los plenos. La conclusión más importante de la conferencia fue la revisión de un conjunto de recomendaciones. Las ponencias y el conjunto final de recomendaciones están disponibles en el servidor de IFLA (2).

El preámbulo de las recomendaciones finales contiene una serie de declaraciones preliminares que son parecidas al marco de recomendaciones de 1977:

  • Confirman el concepto de Control Bibliográfico Universal (CBU) como programa a largo plazo para el desarrollo de un sistema mundial de intercambio de información bibliográfica,
  • Enfatiza la necesidad de consolidar el control bibliográfico nacional como un requisito previo al control bibliográfico universal,
  • Reconoce la importancia de la bibliografía nacional como el mejor instrumento para asegurar un registro completo del patrimonio de la edición nacional y para mejorar la eficacia en el control bibliográfico.

Se han añadido dos párrafos que indican la responsabilidad de la agencia bibliográfica nacional y la importancia del depósito legal:

  • Afirmando que las bibliotecas nacionales y las agencias bibliográficas nacionales deben trabajar en cooperación con otras agencias aunque la responsabilidad para coordinar e implementar las normas debería estar en la agencia bibliográfica nacional,
  • Reafirmando el valor del depósito legal como un medio que asegure la preservación d el patrimonio cultural, intelectual y la diversidad lingüística del Estado y, que esté accesible para los usuarios actuales y futuros.

Si se compara con las recomendaciones de 1977 algunos de los cambios más importantes son:

Depósito Legal (Recomendación 1-3)

Mientras que en las recomendaciones anteriores, solo se utilizaban términos como "examinar" y "considerar", en las actuales se señala que las normas sobre depósito legal son la base para los servicios bibliográficos nacionales y que es un tema urgente:

  • "Los Estados deberán, como materia de urgencia, examinar la legislación que existente y considerar su utilidad con relación a las necesidades actuales y futuras " (Recomendación 1)
  • "Los Estados que actualmente no poseen legislación sobre el depósito legal deberán crearla urgentemente" (Recomendación 2)

Cobertura de la bibliografía Nacional (Recomendaciones 4-5)

En lugar de señalar los tipos de documentos que deberían incluirse en la bibliografía nacional en curso, las nuevas recomendaciones indican que se deberían incluir todas las publicaciones en curso del país; i. e. los documentos publicados en el país no solo impresos, sino en formato electrónico o audiovisual.

  • Las Bibliografías nacionales deberían incluir las publicaciones nacionales en curso y donde sea posible ofrecer una cobertura retrospectiva. Cuando sea necesario, los criterios de selección se definirán y difundirán por la agencia bibliográfica nacional (Recomendación 4).

La cobertura completa es por supuesto el ideal pero se reconoce que hay parte importantes del patrimonio nacional que actualmente se publican en otros formatos distintos al libro. En términos de control bibliográfico los "nuevos" tipos de publicación, incluyen también los documentos en Internet, que deberán ser gestionados junto a los contenidos tradicionales de la bibliografía nacional.

Presentación y rapidez de publicación de la bibliografía nacional (Recomendaciones 6-10)

Mientras que las recomendaciones de 1977 se referían solo a la bibliografía impresa, las nuevas recomendaciones aceptan que las bibliografías nacionales se publican ahora en distintos soportes y formatos.

Esto quiere decir también que las noticias bibliográficas que necesitan los usuarios, incluyendo a aquellos con necesidades especiales (por ejemplo los ciegos), están enfatizadas

  • " Dada la gran variedad de formatos disponibles en los que se distribuye la bibliografía nacional, los servicios bibliográficos nacionales deberían utilizar uno o más de los formatos apropiados a las necesidades de sus usuarios, incluyendo aquellos que tienen necesidades especiales, y estos formatos seguirán también las normativas internacionales. Al menos uno de estos formatos utilizados para distribuir la bibliografía nacional será capaz de recoger y preservar la bibliografía nacional y será accesible permanentemente" (Recomendación 6).
  • " Los registros bibliográficos incluidos en la bibliografía nacional estarán basados en normas internacionales y organizados de forma apropiada con los puntos de acceso necesarios para satisfacer las necesidades de los usuarios y conforme al formato o formatos utilizados para su distribución" (Recomendación 10)

Normas internacionales utilizadas (Recomendaciones 11-15)

En general, las nuevas recomendaciones subrayan la importancia de principios y normas aprobadas internacionalmente.

  • " La agencia bibliográfica nacional deberá responsabilizarse de preparar los registros bibliográficos completos de la edición nacional ( puede hacerlo en cooperación), y debería adoptar las normas y principios nacionales e internacionales en la catalogación, usando los sistemas de identificación como el ISBN y el ISSN, la transcripción de otras escrituras, el control de autoridades, los esquemas de clasificación, los metadatos así como los nombres permanentes para los objetos digitales" (Recomendación 11).

Se indica también que las agencias bibliográficas nacionales adoptarán los elementos del "Registro a Nivel Básico" recomendado en el informe final del Grupo de Estudio de IFLA sobre los Requisitos Funcionales de los Registros Bibliográficos.

Se recomienda también que las agencias bibliográficas nacionales deben ser cada vez más activas actualizando y manteniendo las normas y principios existentes y en el desarrollo de nuevas herramientas.

Actividades complementarias (Recomendaciones 16-23)

Esta parte de las recomendaciones de 1998 llaman la atención tanto a IFLA como a las agencias bibliográficas nacionales para llevar a cabo las actividades que sean necesarias para desarrollar los servicios bibliográficos nacionales en el futuro.

IFLA reforzará:

  • el apoyo a la revisión del conjunto existente de directrices para ofrecer todas las formas nuevas de publicación en el futuro.
  • la promoción de estudios en los temas de las bibliografías multinacionales en aquellas zonas donde por cualquier razón no sea factible en estos momentos la publicación de la bibliografía nacional.
  • animando a las organizaciones intergubernamentales y a las organizaciones internacionales no gubernamentales a recoger las publicaciones en bibliografías siguiendo los acuerdos y normas internacionales.
  • apoyando a las agencias bibliográficas nacionales a desarrollar sus actividades bibliográficas nacionales donde sea necesaria, por ejemplo estableciendo programas piloto para desarrollar bibliografías nacionales, estableciendo directrices para producir las bibliografías nacionales y organizando talleres y seminarios a nivel nacional, regional o internacional.

Las agencias bibliográficas nacionales se preocuparan de:

  • promover las nuevas normas bibliográficas y la nueva legislación de depósito legal, por medio de seminarios y cursos de formación para asegurar que tanto los profesionales como los usuarios finales se familiarizan con las nuevas prácticas.
  • evaluar de forma regular el éxito en la aplicación de las recomendaciones

Conclusión

El resultado más importante del ICNBS de 1998 es la revisión de las recomendaciones teniendo en cuenta las nuevas tecnologías. La implementación actual de las recomendaciones dependerá por supuesto, de los recursos y circunstancias locales. Pero, me parece que el interés expresado desde todas las partes del mundo ha confirmado que la bibliografía nacional juega un papel muy importante- tanto como registro del patrimonio de las publicaciones nacionales así como en su contribución al control bibliográfico universal. Esto también muestra que las recomendaciones internacionales son una herramienta importante para las agencias bibliográficas nacionales que de este modo pueden convencer a los gobiernos de la necesidad de invertir y dedicar recursos a la bibliografía nacional. Además dentro de unos años será necesario revisar y actualizar las recomendaciones actuales, debido al desarrollo dinámico de las tecnologías de la información y de la industria editorial.

Referencias

1. La responsabilidad de la planificación profesional de la conferencia fue el "Comité de Planificación ICNBS" que tenía como presidente a Ross Bourne ( entonces de la British Library). Los otros miembros del Comité fueron: Marcelle Beaudiquez (Biblioteca nacional de Francia), Barbara Bell (College of Wooster, Ohio, USA),. Françoise Bourdon (Biblioteca nacional de Francia), Mona Madsen (Escuela Real de Biblioteconomía y Documentación, Dinamarca), Ingrid Parent (Biblioteca Nacional de Canadá) y Marie-France Plassard (Programa UBCIM de IFLA)

2. Todas las comunicaciones, recomendaciones finales y las actas de la preconferencia están disponibles en el servidor de IFLA dentro del programa UBCIM (http://archive.ifla.org/VI/3/icnbs/icnbs.htm). Las actas de la Conferencia que serán publicadas por la Biblioteca Real en 1999, incluyen las versiones revisadas de las comunicaciones, los paneles de presentación así como un resumen de los grupos de discusión y las recomendaciones finales.

3. Anderson, Dorothy (1986). UBC: A survey of Universal Bibliographic Control. London: IFLA International Office for UBC, 1982. VI, 36 p. (Occasional Papers; 10)

4. Bell, Barbara L (1988). An annotated guide to current national bibliographies. 2nd. completely revised ed. München: K.G. Saur, 1998. XXVII, 487 p.

5. Bell, Barbara (1988). Progress, problems and prospects in current national bibliographies: implementation for ICNB recommendations. En: Proceedings of the National Bibliographies Seminar. Brighton, 18 agosto 1987 / Ed. by Winston D. Roberts. London : IFLA Universal bibliographic Control and International Marc Programme, 1998. Pp. 29-37

6. General Report of the Conference on the Improvement of Bibliographic Services, Unesco House, Paris 7-10 noviembre 1950 / United Nations Educational, Scientific and Cultural Organziation. París : Unesco, 15 diciembre 1950. 16, 11 p. (UNESCO/CUA/5)

7. Guidelines for the National Bibliographic Agency and the National Bibliography / prepared by the IFLA International Office for UBC. Paris: Unesco, diciembre 1979. II, 50 [24] p. (PGI/79/WS/18)

8. Larsen, Knud (1959). Bibliografiens opgaver og metoder [Bibliography, its aims and methods]. En: Laerebog i bilbioteksteknik / Ed. by E. Allerslev Jensen. 4th ed. Copenhague: Danks Bibliografisk Kontor, 1959. Vol II, pp. 293-314

*    

Latest Revision: July 15, 1999 Copyright © 1995-2000
International Federation of Library Associations and Institutions
www.ifla.org